domingo, 26 de diciembre de 2010

Interludio I -15b-

Erie se sentó a los pies de la cama. Igrin la miró con gesto hosco y se llevó la mano al vendaje que cubría su hombro.

-¿Cuál es vuestro jodido problema? –Preguntó, sin haber en su voz ni rastro de enfado.

-Vengo a pedirte disculpas en mi nombre y en el de Mithrael –respondió ella.- Hay cosas sobre ti que necesitamos saber.

Igrin guardó silencio, pensativo. Reprimió un escalofrío.

-¿El qué?

-Todo. Cómo conseguiste a Angren, como lo has mantenido, cómo llegaste, como piensas volver, de dónde vienes y adónde vas.

-¿Quieres empezar por el final? Qué mujer más rara.

Erie sonrió con cansancio y suspiró. Luego juntó las manos sobre su regazo y lo miró, expectante.

Igrin guardó silencio otra vez, apartando la vista. Tenía vagos recuerdos de una conversación parecida, pero no estaba seguro de ello, como tampoco lo estaba de querer comprobarlo. Decidió hacer un intento, de todos modos.

-¿Sabes quién me envía?

-¡Claro! Y Mithrael también. –Igrin esperó a que ella continuara.- Tú estás con… bueno, tiene muchos nombres. Hay quien la llama Quang, Mit la conoció como Xie-Lan, y para ti es Ishnaia.

-Solo Ishnaia. Nada más. –Igrin cerró el ojo.

-¿Y bien?

-¿Qué soy?

-Un aether, un híbrido… Semibestia artificial. Y, además, mal hecho.

-Gracias.

-Lo lamento.

Guardaron silencio otra vez. Mitsedraefel tosió.

-Sé que estoy mal hecho. Pero ella decidió mantenerme y usarme, a pesar de todo... Ella me ha dado una nueva oportunidad. Le pertenezco. Sus órdenes son lo que me mantiene con vida. Y la suya... Tengo que dejar Angren en sus manos. Lo necesita. Y si ella vive, yo vivo.

-¿Y lo haces sólo por serle fiel?

-No lo sé.

-¿Hasta dónde tienes que ir?.

-Hay un límite a lo que puedo decir partiendo de que ya la conocéis.

-También hay un límite a lo que no puedes decir.

-¿Qué?

-No te preocupes por eso ahora. ¿Quieres contarme el principio de tu viaje?

-¿Para qué?

-¿Y por qué no? Hablar es bueno.

-Soñar no hace daño a nadie.

-Esta mañana ya nos contaste que habías matado a tu hermano.

-No lo recuerdo... ¿Por qué?

-Te quitamos a Angren mientras dormías... Mithrael lo hizo.

-¿Tantas ganas tenéis de verme muerto?

-Ella sí.

-¿Y tú?

-No puedo.

-¿Por qué?

-Por el mismo motivo por el que no te cuesta hablar conmigo y, sin embargo, no serías capaz de hacerlo tranquilamente con Mithrael.

-Nos conocíamos, ¿verdad? En mi otra vida. Antes de estar muerto.

-Sí.

-Entonces, si no me odias, hazme el favor de mantener a esa zorra alejada de mí. Si vuelve a quitarme a Angren, si llego a fallar mi misión... Si sale algo mal, ella me...

Erie se acercó más a Igrin y lo abrazó, intentando tranquilizarlo. La sorpresa lo dejó paralizado. Pero había otra cosa... Al que no era capaz de reconocer.

-Hay algo más.

-¿Qué es?

-Gracias a Angren no soy tuerto.

-¿Cómo?

-Puedo ver. Esa segunda alma que tienes, por ejemplo.

Se separaron. Ella lo miró extrañada, casi asustada. Él no se movió.

-No es...

-¿No..?

-No es un alma.

Erie se levantó y se apresuró hacia la puerta.

-Puedes ir a cualquier parte de la casa que quieras, excepto al exterior. La propia casa no te dejará salir.

-Eso quiere decir...

-Eso no quiere decir nada. Estás entre enemigos, pero eventualmente te dejaremos ir. Tú mismo sabes que, desde que pusiste esa cosa en lugar de tu ojo, perdiste. ¿Verdad?

Igrin se quedó sólo en el cuarto.

1 comentario:

Fénix dijo...

Nuevamente lo mismo. Es la tercera vez que leo esto... .___. ¿Será que lo leí antes de que fuera subido e hice el comentario preeliminar? Mi memoria está confusa...

"-¿Cuál es vuestro jodido problema? –Preguntó, sin haber en su voz ni rastro de enfado."

xD Así es Igrin. Aún sin estar cabreado, habla como el hijo de un camionero con un estibador. Parece vasco xD.

"-Todo. Cómo conseguiste a Angren, como lo has mantenido, cómo llegaste, como piensas volver, de dónde vienes y adónde vas."

Para eso que escriba una biografía... la imagino Igrin: Todo sobre mí. Con una foto suya en la portada, tirado sobre un sofá de forma indolente, con las manos de almohada y una sonrisa pícara.

"-¡Claro! Y Mithrael también. –Igrin esperó a que ella continuara.- Tú estás con… bueno, tiene muchos nombres. Hay quien la llama Quang, Mit la conoció como Xie-Lan, y para ti es Ishnaia."

¿Es una errata o Quangdú también puede ser Quang?

"-Un aether, un híbrido… Semibestia artificial. Y, además, mal hecho."

Ese tacto, sí señora xD.

"-Gracias.

-Lo lamento."

Tarde. xD

"-También hay un límite a lo que no puedes decir.

-¿Qué?

-No te preocupes por eso ahora. ¿Quieres contarme el principio de tu viaje?"

Cambio de tema descarado y gratuito xD.

"-¿Tantas ganas tenéis de verme muerto?

-Ella sí."

Es jodidamente absurdo. No recuerdo si había una explicación para que Igrin siga vivo después de toparse con éstas.

"Erie se acercó más a Igrin y lo abrazó, intentando tranquilizarlo."

Por qué la gente no se mete en la cabeza que Igrin no es de ésos... -.-

"-Puedes ir a cualquier parte de la casa que quieras, excepto al exterior. La propia casa no te dejará salir.

-Eso quiere decir...

-Eso no quiere decir nada. Estás entre enemigos, pero eventualmente te dejaremos ir. Tú mismo sabes que, desde que pusiste esa cosa en lugar de tu ojo, perdiste. ¿Verdad?"

Mira cómo huye la muy acojonada. Se pone borde porque Igrin ha descubierto a su amiguito demonio dentro de ella, comiéndosela.

Buah, esto me recuerda a la película que vi anoche... xD